RITUAL DE CUMPLEAÑOS

A lo largo de nuestra vida, siempre tenemos ocasiones por las cuales celebrar. Nuestro cumpleaños es una de ellas. En el celebramos el día que nacimos a la vida, y en agradecimiento a los dioses, podemos celebrar este sencillo ritual.

Materiales:
– Altar
– Vela blanca
– Vela negra
– Vela rosada
– Caldero
– Pluma
– 2 pedazos de papel
– Incienso (de nuestra preferencia)
– Aceite esencial (alguno de nuestra preferencia)

Trazamos un Círculo protector. Invocamos a los elementos. Invocamos a la Diosa y al Dios y los invitamos a nuestro ritual, exponiendo nuestros propósitos, y encendiendo la vela blanca.

Untamos la vela negra con el aceite, imaginando todos los obstáculos, enfermedades, dificultades, etc., que se nos presentaron a lo largo del año. Encendemos la vela negra y decimos:

“Autorizo a esta vela

a absorber todas las fuerzas negativas

que actúan sobre mí.

Mientras esta vela se quema,

que trague todas las energías negativas,

dejando libre mi camino para el éxito.”

Meditamos un momento, visualizando solo pensamientos positivos.

Encendemos la vela rosada y decimos:

“Como esta vela se quema,

deja a esta humilde sacerdotisa

ser un faro para las energías, el amor, la luz y prosperidad.

Como esta vela se quema,

con mucho brillo, pueda ser la luz de mi camino

con felicidad y regalos del Dios y la Diosa en este año que viene.”

Ponemos esta vela entre la blanca y la negra.

Nos tomamos un momento para meditar sobre nuestro último año. Meditamos especialmente en los pesares, defectos que tenemos, equivocaciones en las que hemos incurrido. Escribimos estos pensamientos en el papel. Luego, concentrándonos en su contenido, quemamos el papel sobre la vela negra y decimos:

“Como este papel se consume en cenizas,

lanzo mis culpas y purgo mi naturaleza oscura.

Me esforzaré a seguir la Rede,

creceré de mis experiencias,

aguantaré las dificultades,

limpiada por la llama.”

Dejamos este papel en el caldero (con cuidado para no quemarnos). Visualizamos ahora todas las cosas que deseamos lograr en el año que viene, todo lo que deseamos adquirir, experiencias que esperamos ganar. Escribimos ahora estos pensamientos en el papel. Ahora nos concentramos en la llama de la vela y luego quemamos este papel sobre la vela blanca y decimos:

“Mi Diosa,

que siempre me observas y cuidas de mí,

bendíceme y ayúdame a dirigirme

y a ganarme todas estas buenas cosas.”

Dejamos ahora el papel en el caldero. Levantamos nuestros brazos y decimos:

“En este día que celebro mi nacimiento,

dejo mi energía crecer,

ser llenada y la elevo sobre mi.

Que mi mente esté clara

y mi cuerpo se llene de la luz y regalos

del Dios y de la Diosa.”

Hacemos un pequeño banquete de celebración, con vino o jugo y dulces.

Agradezcamos ahora al Dios y a la Diosa y a los Elementos por su presencia, compañía y bendiciones, los despedimos amorosamente y abrimos el círculo.

Un brujo siempre debería tener la capacidad de improvisar, no hacen falta seguir todos los pasos al pie de la letra, y se pueden agregar mas cosas, o bien, en cada oración, hacerla de manera espontánea. Ya queda a criterio de cada uno.

Bendiciones!

Fuente:
LUNA DEL VERANO – RITUAL DE CUMPLEAÑOS