MERLIN EL MAGO

¿Quién era realmente Merlín? ¿Mago, druida, bardo, profeta, sabio, adivino…? ¿Mito o realidad? He llegado a la conclusión de que es imposible saberlo, tal es la información que hay sobre este enigmático personaje, pieza fundamental en el mito artúrico, y en el que se mezclan de manera inseparable leyenda, historia, mitología y literatura.

Sobre su nacimiento encontramos numerosas leyendas: según algunas, Merlín fue engendrado en la unión de un íncubo con una sacerdotisa virgen con el objetivo de traer el mal y la oscuridad al mundo. Pero se dice que la extrema bondad de la madre fue trasmitida a su hijo, que nada más nacer ya tenía la capacidad de hablar, razonar y predecir el futuro.

Siendo un niño, fue perseguido por el rey Vortiger de Bretaña, ya que los adivinos de palacio habían profetizado que el trono correría peligro por culpa de un niño sin padre. Merlín fue llevado ante el rey y según la leyenda, reveló la existencia de dos serpientes en un lago subterráneo de palacio (en otra versión son dos dragones). Los soldados del rey comprobaron que efectivamente era cierto, eran dos serpientes, una roja y otra blanca, que lucharon entre ellas hasta que la primera dominó a la segunda. Fue entonces cuando Merlín predijo que la serpiente roja simbolizaba al pueblo bretón mientras que la blanca representaba al rey apoyado por los sajones. Esta fue su primera profecía, que posteriormente se cumplió.

No sólo tenía la capacidad de presagiar el futuro. Además era capaz de hablar con los animales e interpretar sus señales, ver y contactar con seres mágicos como gnomos o hadas, cambiar de forma o volverse invisible y controlar los poderes de la naturaleza. Por su sabiduría fue consejero, guía espiritual y adivino de grandes reyes, entre ellos del rey Arturo de Camelot.

El final de Merlín está ligado al desamor, el mago se enamoró perdidamente de la hechicera Viviana, también conocida como la Dama del Lago, que aprovechó esta pasión amorosa para sonsacarle poco a poco todos sus secretos e instruirse en sus artes mágicas, para finalmente deshacerse de él encerrándole para siempre en la llamada “Torre del Aire”, en la que permanecería durante toda la eternidad. Otras versiones ubican esta prisión eterna en un árbol, en una cueva, en el fondo del lago o en una jaula de cristal. La leyenda dice que de esta manera escapó a la muerte.

Bendiciones!

Fuente:
LUNA DEL VERANO – MERLIN EL MAGO