Lechuza o Búho

El Búho y la Lechuza son talismanes de carácter universal cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos. En algunas culturas son símbolos de sabiduría, protectores contra la ignorancia y el oscurantismo, por lo que han adquirido las formas más diversas como talismanes para guardar a las personas y sus hogares. Es el símbolo de la sabiduría y conocimiento; atrae la buena suerte y proporciona poder para disipar las energías negativas y para alcanzar el dominio de nuestras facultades mentales, proteger de la ignorancia y proporcionar conocimientos. A pesar de pertenecer a la oscuridad actúan como protectores de energías negativas. Tanto la lechuza como el búho proporcionan atracción personal e intuición. Tener un amuleto con esta figura puede ayudarlo a resolver favorablemente todo tipo de cuestiones relacionadas con el dinero. Si está a punto de realizar un negocio algo arriesgado, lleve siempre con usted un amuleto con forma de lechuza. Eso favorecerá su intuición. El encuentro casual con un búho vaticina suerte en casi todos los terrenos, especialmente en el económico. Antiguas leyendas aseguran que si un búho nos mira directamente a los ojos, se adentra en nuestra alma y nos transmite una parte de su poder místico. Muchos pueblos han revestido a estos animales con significados positivos, mientras que en otros tienen connotaciones negativas. Búhos y Lechuzas tienen una larga historia como símbolos sagrados, siendo de las pocas aves que aparecen en pinturas rupestres. En la Grecia clásica, la lechuza era uno de los símbolos de Atenea, la diosa que se relacionaba con la sabiduría y la inteligencia. En Babilonia se usaban amuletos en forma de lechuza para proteger a la mujer durante el parto. En muchas culturas, el viejo y sabio búho ha tenido una vinculación estrecha con todo lo que se halla iluminado por el conocimiento. En Japón se veían en los búhos a mensajeros de los dioses o de los ancestros creía también que el grito de la lechuza advertía del peligro. Sin embargo, en la antigua Roma, búhos y lechuzas eran criaturas demoníacas de la noche. Su vuelo solía traer malos presagios. En la batalla, el vuelo de una lechuza podía ser sinónimo de derrota. Generalmente, el búho o lechuza aparecen representados con una enorme cabeza, y lo que más llama la atención en ella son los dos grandes ojos, que curiosamente, son símbolo de inteligencia. El búho y la lechuza se convierten en un talismán muy valioso si se está pasando algún tipo de prueba intelectual, estudio de investigación, etc., por tal motivo se recomienda tener una cerámica de Búho en el cuarto de un estudiante, ayudara a desarrollar el animo de estudio y aumentara la responsabilidad y el interés por aprender.
Se le considera también un poderoso amuleto que protege del mal de ojo. En este caso es conveniente llevarlo colgado del cuello, en contacto con la piel. Usados como objetos ornamentales en la casa, resultan muy efectivos como protección contra energías negativas provenientes del exterior. Se dice también que ver un Búho vivo y no asustarlo traerá suerte por el resto de la vida.

Fuente:
Siete Arcángeles “Un lugar diferente”….. – Lechuza o Búho