Hada De La Abundancia

Abundia o Lady Hanbunde ( La Dama del Notre Dame), como se la conoce en el folklore francés, es la reina morena de las hadas normandas. Personifica la prosperidad y la buena fortuna. Es un hada caritativa que lleva la abundancia aquellos que ella visita. Está considerada la protectora de todos los bienes materiales como los ahorros, las inversiones y riquezas, nos ayuda a salir de la conciencia de carencias y entrar en un lugar de aceptación, paz y alegría.


En la mitología romana, Abundantia traía dinero y cereales a las personas mientras éstas dormían, dejando caer sus regalos al agitar la cornucopia que siempre llevaba consigo.

En la mitología hindú Lakshmi, diosa muy poderosa también vinculada a la fortuna. Ayuda a incentivar el poder mental o el poder que nosotros le podamos dar a estas representaciones y que constituyen una ayuda adicional para lograr el “milagro” o la suerte que estamos necesitando para determinada actividad. Da monedas de oro con una de sus manos, flores de loto bendiciendo a sus devotos, representando la evolución espiritual y la armonía en la vida.


En la mitología escandinava se la llamaba Fulla, la primera y favorita asistenta de Frigg (diosa escandinava de la atmósfera y las nubes). Ella cargaba con los objetos de valor de Frigg y también actuaba como su intermediaria, realizando favores para los mortales que invocaban a la diosa en busca de ayuda. También nos da confianza para seguir nuestros sueños y aspiraciones.


La leyenda cuenta que cada vez que se ve a esta hada, diosa o ángel, las monedas de oro caen mágicamente del interior de ellas mismas, van acompañadas de un sonido metálico y musical similar al que producen las bailarinas del vientre al hacer tintinear sus trajes adornados con monedas. Su imagen es de una gran belleza y una pureza angelical, es muy paciente y rebosa amor. Además es una elegante anfitriona que te pregunta si necesitas algo y luego satisface amorosamente cada uno de tus deseos.


ORACIÓN

Hermosa Abundia,
deseo ser como tú:
despreocupada
y llena de fe
en que mis necesidades
ya han sido cubiertas
de todas las maneras.
Ayúdame a reemplazar
cualquier preocupación
sobre el dinero
con alegría y gratitud.
Ayúdame a abrir los brazos
para que el Cielo
pueda ayudarme fácilmente.
Gracias por tu guía,
por todos tus dones
y tu protección.
Estoy verdaderamente
agradecido/a
y sumamente feliz y satisfecho/a.
Ahora me suelto
y me relajo en el conocimiento
de que cuidarás
de mí completamente,
de inmediato y en el futuro.

Fuente:
ROSANA EN EL PAÍS DE LAS HADAS – Hada De La Abundancia